El Blog de Emilio Matei

Inutilidad de atesorar dólares


El gobierno y sus voceros insisten en la inutilidad de atesorar dólares. Los argumentos son tan irracionales como falsos y, sobre todo, innecesarios.

Si un gobierno elegido por las mayorías decide tomar una medida, no debería justificarla negando los efectos negativos que la pueden acompañar. Por qué habría de hacerlo.
La realidad va tomando caminos más o menos imprevisibles que obligan a la toma de decisiones. Y estas decisiones casi siempre benefician a algunos y molestan a otros. Amén de que los tiempos suelen ser limitados y las discusiones no pueden extenderse mucho.
Un gobierno democrático debe entonces explicar las razones por las que toma una medida. No esperar un consenso que nunca es alcanzable. Y, dicho sea una vez más, al que no le guste que apele a la ley, si piensa que las decisiones del gobierno son ilegales, o que espere a ganar las próximas elecciones para ejercer políticas diferentes.

El gobierno y sus voceros tratan de defender las medidas restrictivas que se tomaron para evitar la fuga de dólares mediante una serie de argumentos que soslayan el único válido: las medidas son legales y están dentro de las prerrogativas que tiene el estado. Por qué entonces decir que los argentinos estamos mal acostumbrados a proteger nuestros ahorros en dólares, por qué decir que eso es una especie de enfermedad psicológica que hay que erradicar, por qué insistir en que durante los últimos años fue mal negocio apostar al dólar y por qué insistir en que en los años venideros lo seguirá siendo.

En realidad, si la situación económico financiera mundial empeora, ¿es posible que Estados Unidos proteja su moneda en detrimento de todas las otras?

En realidad, ¿no exportó Estados Unidos sus crisis hacia el resto del mundo?

En realidad, ¿es ilógico que la clase media crea que esto puede volver a pasar y en tal caso cubrirse con la moneda que piensa que es más fuerte?

En realidad, si al gobierno le parece que es mejor para el país limitar la compra de dólares y da una razón para eso, ¿hacen falta más explicaciones? Las razones disparatadas o simplemente falsas ¿no alimentan a los detractores?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada