El Blog de Emilio Matei

Lo privado lo público y la música

Beethoven de remate
Beethoven de remate

Si la imagen de un millonario, encerrado en un sótano blindado, mirando él solo una pintura de van Gogh, resulta intolerable, al menos la obra no tiene más o menos valor  por estar escamoteada de la mirada del público. Y salvo que el dueño sea particularmente perverso, en los tiempos que corren es posible que por vanidad o por venalidad, la deje ver en algún museo. Otra cosa muy diferente es la que sucede con los descubrimientos de las obras desconocidas de los grandes músicos.
Si alguien descubre entre los papeles del abuelo finado, por ejemplo, cuatro cuartetos manuscritos de Ludwig van Beethoven y los lleva a Sotheby’s, el valor sube muchísimo si esos cuartetos son desconocidos. El que los compra, entonces, va a pagar un gran plus por esa condición, y hacerlos públicos le implicarían una enorme pérdida económica. De más está decir que nadie compra algo en Sotheby’s para perder dinero. Por lo que la obra desconocida sigue siendo condenada al ostracismo y a pasar, siempre oculta para el público, de mano en mano entre inversores.
Una trampa más para la cultura que sólo el estado puede resolver. No sólo para sí mismo y sus habitantes sino para toda la humanidad, ya que en este caso el altruismo es inevitable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada