El Blog de Emilio Matei

Maradona y la creación


Existen dos tipos de grandes talentosos. Los que son eximios en lo que hacen, incomparables en su excelencia, y los grandes creadores. ¿Qué los diferencia? Los puramente talentosos ejercen su conocimiento, sea artístico, científico, deportivo o de cualquier otro tipo, hasta niveles superiores. Esas personas son únicas. Cada una de ellas hace su aporte para que cada disciplina sea más perfecta y más maravillosa. Pero sólo algunos, muy pocos, los grandes creadores, producen una revolución en lo que hacen. Al abrir nuevos caminos establecen un antes y un después, una nueva visión de la realidad. Esa clase particular de talento se suele dar pocas o ninguna vez por siglo. Se me ocurre mencionar a Joyce y el Ulises con la incorporación del fluir de la conciencia a la narrativa. Einstein con la teoría de la relatividad en la ciencia. Y algunos otros, pocos. Maradona es uno de ellos.
Este comentario no tiene que ver con la utilidad ni intenta priorizar a una actividad sobre la otra. Sólo pretende ser una mirada sobre las grandes figuras individuales que van dibujando la historia. No intento comparar a Einstein con Joyce, con Leonardo o con Maradona. Sé que muchos se van a escandalizar con lo que digo pero si lo hacen no entienden mi punto de vista. Y como no hacerse entender es siempre culpa del que narra, me disculpo de antemano y sigo intentando aclarar mi argumento.
Existe un fútbol anterior a Maradona y otro posterior. No creo que hubiera podido existir un Ronaldinho o un Messi si no hubiera existido un Diego. No importa quién haya hecho más goles o ganado más premios, campeonatos o, simplemente, partidos de fútbol. Diego Armando Maradona fue el gran transformador del fútbol. Su manejo de malabarista de la pelota, el “jueguito”, cierta forma de mover el cuerpo al usar a su contrincante como eje de rotación, apoyándole la espalda manteniendo la pelota a cubierto con su cuerpo, y con toda probabilidad otras cosas que un experto en fútbol podrá contar mejor que yo. Esta capacidad creativa le permitió, como se suele decir, cargarse equipos bastante mediocres por cierto, al hombro, y llevarlos al campeonato.
Extraordinarios jugadores como Pelé pertenecen a otro fútbol y si bien todavía pueden hacer grandes partidos, siempre quedarán atrás de los que pertenecen a la nueva manera de jugar que impuso Maradona. Fíjense si no al portugués Ronaldo. Él puede perfectamente compararse a Pelé. Es indiscutible que es un gran jugador, pero sus recursos son limitados frente a un Messi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada