El Blog de Emilio Matei

Tecnologías no contaminantes

Tecnologías no contaminantes y desarrollo, otro campo de batalla


Siguen rompiendo con las tecnologías “dulces”, como dicen los franceses, y son sólo voceros de de países imperiales, los que ensucian todo de verdad, cuyo objetivo es mantenernos lo más cerca posible de la edad de piedra. Consciente o inconscientemente saben que es mejor que conservemos todo para ellos, que cuando lo necesiten, ya harán su “contraofensiva ideológica” y crearán un montón de teorías que defenderán las personas de “buena conciencia” y que justifiquen la explotación salvaje de los recursos ajenos del mismo modo que hoy hacen lo contrario. Si cabe alguna duda, basta ver lo que hicieron y lo que siguen haciendo en  muchas partes de África.
Nosotros tenemos que mantener cerradas nuestras minas para comprar el producto de minas ajenas, tenemos que cuidar “nuestro” aire que los demás ensucian sin problemas, tenemos que usar celdas solares y lámparas de “larga duración” sin tener la menor idea de cuánta energía hace falta para fabricarlas y cuánto anhídrido carbónico se libera en ese proceso. Tenemos que usar energía eólica aunque el ruido cerca, y no tan cerca, de los generadores sea insoportable y sin tener en cuenta cuántas aves migratorias mueren golpeadas por las aspas. Y la lista sigue.
Los que quieran contribuir a la higiene mundial, que no se preocupen demasiado por el que escupe en la calle y que vayan a pelear por que los chinos dejen de quemar tanto  carbón y los norteamericanos que no quemen tanto petróleo. Entre los dos contaminan tanto que todo lo demás da risa o no es nada más que un juego pedagógico para la salita verde.
Tener en cuenta factores como la contaminación o la incidencia social de los emprendimientos de todo tipo, es necesario, no es una religión. Y los métodos son de orden político y científico mediante el uso adecuado de las instituciones y no los del fundamentalismo antiabortista. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada