El Blog de Emilio Matei

lunes, 8 de julio de 2013

¿Con todo respeto? ¡Mejor no me respeten tanto!

Con todo respeto, como garantía de la sinceridad y el verdadero interés del emisor del mensaje, por más jodido que sea ese mensaje, y después una barbaridad descomunal, como preguntarse, con todo respeto, eso sí, si un indio puede gobernar Bolivia, refiriéndose a Evo Morales, en un acto de racismo infame y vergonzoso como sólo un afamado periodista como González Oro puede permitirse.

Qué le vas a hacer, a veces hay que preguntar cosas un tanto urticantes, pero todo debe estar permitido en la búsqueda de la verdad.

Plaza Tahrir - Egipto. ¿Con todo
respeto? Es como que reprimen.
Es maravilloso como el idioma se va enriqueciendo con palabras o con usos que permiten la expresión más compleja. ¿Qué significa, por ejemplo, anteceder un con todo respeto a un franco insulto. Es como si esa frasecita tuviera el poder de obligar al insultado a aceptar el insulto sin responder de modo violento. O le otorga, en todo caso, la posibilidad de responder del mismo modo y con la misma violencia limitada a lo verbal. Todo justificado en un auténtico interés en la respuesta que sólo oculta la cobardía que implica el no decir lo que se piensa de modo franco.

Con todo respeto, debo decirte que eres un pedazo de mierda.
— Mira, en realidad creo que no es cierto, lo cierto es, con todo respeto, que tú eres un reverendo hijo de puta.

Lo más probable es que este diálogo, sin los con todo respeto, habría terminado, si no empezado, a los golpes. Así que esta maravillosa locución tiene una componente pacifista evidente, o, más bien, una hipocresía espantosa.

O tal vez no se trate de un giro idiomático tan particular. Tal vez haya que unirlo al discurso impreciso y borroso que se usa en estos tiempos. A lo mejor haya que unirlo, por ejemplo, al como que. Eso sí, con todo respeto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada